La Brasa
Torrijos

Patos




Me gustan los patos.

Me gusta la palabra pato.

Me despierta una ternura adulta y una indefensión infantil.
"Caminas como un pato". "Eres un pato".

Me recuerda a cuando aprendí a andar y a los ruedines de mi vieja bicicleta BH azul.



Con su extraño cuerpo mezclado, nos reímos de ellos.

Nos reímos con ellos.

Pero hacemos mal en verlos solamente así. Los patos tienen un cuerpo notable para nadar y un cuerpo perfecto para volar.

Y cuando vuelan.

Entonces son una flecha imparable en el viento. Fuerte. Ligera.

Bellísima.

Porque los patos son fuertes, ligeros y bellísimos.

Porque los patos son gigantescos.

COMPÁRTELO:

¿Quiénsoy?

Hola. Soy Pedro, redactor freelance especializado en cultura y arquitecto y músico de formación. Actualmente publico en Jot Down, Yorokobu y en el proyecto Fàbrica Futur del Ajuntament de Barcelona, entre otras publicaciones. Vivo en Madrid y me gusta tirarme a bomba en las piscinas. Saber más [...]

CUÉNTAME