La Brasa
Torrijos

De aborto, nazis y hombres de paja del tamaño de Alaska (sin los Pegamoides)

Escribe hoy Arcadi Espada en el Mundo esto.

No voy a hablar de mi opinión ni sobre el fondo de lo que dice la diputada Beatriz Escudero ni sobre los planteamientos, a mi parecer eugenésicos, que argumenta Espada. Tampoco voy a dar mi opinión sobre el aborto. Si queréis leer una respuesta muy interesante a estas cuestiones, os recomiendo lo que ha escrito Tsevan Rabtan ad hoc.
Yo voy a hablar de forma, porque creo que, en en el caso del todólogo y el opinador profesional, la forma ES el fondo. 
Veamos. Yo, como buen todólogo, aborrezco a los demás todólogos y aún más a los opinadores profesionales, porque, de alguna manera, basan su éxito en unos fans que afirmen sin crítica lo que ellos dicen. O, en casos como el de Salvador Sostres, en generar una polémica, lo más zafia posible, para tener visibilidad.
En definitiva, un lector habitual de un todólogo, y más en el caso de Espada, necesita leer lo que quiere leer. Y si no es así, como dice el propio Rabtan: “le dará vueltas, buscando la ironía o la segunda lectura”. 


Aquí es donde entra la capacidad de manipulación del todólogo para volcar la opinión de sus lectores hacia donde él quiere. Y esa manipulación es, a mi juicio, facilona, falaz y pueril. Quizá Espada quiera unos lectores facilones, falaces y pueriles.

Veamos lo que escribe Espada: “La diputada Beatriz Escudero se opone al aborto de los fetos donde se detecte discapacidad futura porque no hay que discriminar a los nacidos ni a los no nacidos. Hay que fijarse bien en lo que dice la diputada: no debemos prohibir a un discapacitado que pueda disfrutar de su condición”

Y prestemos atención a esta frase: “Hay que fijarse bien en lo que dice la diputada: no debemos prohibir a un discapacitado que pueda disfrutar de su condición”.

Hay que fijarse bien en lo que dice la diputada”.
Pues no, verá señor Espada, la diputada Escudero NO dice eso. En ningún caso dice esa frase ni que los discapacitados ‘disfruten’ de su condición de discapacidad.
Esto se llama Falacia del Hombre de Paja y consiste, esencialmente, en poner en boca del interlocutor algo que el interlocutor NO ha dicho para, a continuación, rebatir PRECISAMENTE dicho argumento. 
De esta manera, el opinador vuelca a sus lectores a partir de una mentira.

Me podéis decir que es una cuestión de forma y tendréis razón. Pero para un opinador, la forma se convierte en el mecanismo esencial de la manipulación: Espada hace que sus lectores crean que la diputada Escudero ha dicho una burrada monumental, cuando la diputada Escudero NO ha dicho tal cosa. De esta manera, nos pondremos en contra de la diputada y a favor de la opinión de Espada a partir de, insisto, una mentira.

Con lo fácil que habría sido atacar a la diputada Escudero por otras burradas monumentales que SÍ ha dicho, como que:

COMPÁRTELO:

¿Quiénsoy?

Hola. Soy Pedro, redactor freelance especializado en cultura y arquitecto y músico de formación. Actualmente publico en Jot Down, Yorokobu y en el proyecto Fàbrica Futur del Ajuntament de Barcelona, entre otras publicaciones. Vivo en Madrid y me gusta tirarme a bomba en las piscinas. Saber más [...]

CUÉNTAME