La Brasa
Torrijos

Un amigo se muere en algo cuando el alma se va

Éste es un capítulo de Combate de Amor en Clave, aquí tienes el índice para seguir la novela.

Lo que quedaba de Rubén peleaba furioso desde el fondo de su mente. Quería dejar de gritar y dejar de agitar los brazos. Quería bajar de la barandilla y correr hacia Ana y abrazarla. Quería cerrar los labios y cerrar los ojos. Quería volver a su casa. Quería ver a su madre y decirle que la quería. Quería darse otra vuelta por la ría y volver a Miribilla a ver un partido del Bilbao Basket.

Pero no pudo. No pudo dejar de oir su voz gritando palabras que no entendía.

-I'M GOING OUT! I'M GOING OUT! ...LAS ALMAS SIN AMARRAS VIAJARÁN A LA DERIVA, POR COSTAS MÁS EXTRAÑAS QUE LAS QUE EL HOMBRE CONOCE, IMPULSADAS POR VIENTOS QUE NO AGITARÍAN NI UN CABELLO...PIDGIRETO! CLICEDONIAX! CHARMANTULA! ZOROACTUS! NO SU BETE WOTSAMUKU!

No pudo dejar de ver como la gente se arremolinaba. Como Ana le miraba con ojos enrojecidos y asustados a lo lejos. Como le preguntaban que qué hacía y le decían que no se tirase al río. "Joder, no quiero tirarme!" quiso gritar. Quería bajar de la barandilla y correr hacía Ana y abrazarla.

Vio y oyó la sirena de la policía. Y vio a los dos tíos acercándose hacia él con pasos extraños. Oyó su voz a través de las radios que los tíos llevaban colgadas al pecho.

-I WATCHED HER FLY AWAY FOR VEGAS, I WAVED THE PLANE OUT OF SIGHT...

Pudo ver como una de las chicas que estaba más cerca empezaba a decir lo mismo que él decía. Poco después otros se le unieron. Los mismos sonidos, las mismas palabras. A la misma vez.

-THEN I TRIED TO DRIVE HOME WITHOUT STOPPING AT A BAR...

Cada vez más gente chillaba y cantaba al unísono las palabras que salían de su boca y de la radio de los dos tíos que se acercaban.

-BUT I DIDN'T MAKE IT, QUITE.

No quería abrir los brazos, pero los abrió. Y allí a donde miraba comenzaron a brotar flores. En los árboles secos junto al río (no sabía si eran acacias o castaños), en el suelo junto a él, en las piedras e incluso en las caras y las manos y los cuerpos de la gente a la que no quería mirar, pero miraba. Cantaban y gritaban y declamaban y les brotaban flores.

-No, no, no, no, no, no- pudo escuchar a uno de los tíos con la radio, que bamboleaba alante y atrás a su encuentro- Está haciendo crecer magnolias! Ya ha entrado en fase de disformas!

-AND SITTING WITH THOSE BLUE-JEANED SHADOWS THERE, THAT HAD BEEN THERE ALL NIGHT- cada vez más alto, cada vez más fuerte. Cada vez más flores (serían magnolias?). Le dolían mucho los ojos y los brazos. Tenía mucho calor y quería dejar de gritar. Quería bajar de la barandilla y correr hacía Ana y abrazarla.

-Contra el objeto formidable- escuchó al otro tío- solo funcionan las balas de carne!

-I FOUND MYSELF SHIVERING OVER MY CHILLI DRINK,

Un fogonazo azul.
Silencio.

-...HALF...DEAD...OF...FRIGHT.

Justo un instante antes de sentir la bala alojarse en su cerebro, pudo ver como todas las flores se marchitaban simultáneamente y consiguió escuchar su voz una última vez. Pero esta vez sí reconoció las palabras:
-...me haces muy feliz, Ana.

Después sintió el golpe del agua contra su espalda.

Siguiente capítulo: Nubes

COMPÁRTELO:

¿Quiénsoy?

Hola. Soy Pedro, redactor freelance especializado en cultura y arquitecto y músico de formación. Actualmente publico en Jot Down, Yorokobu y en el proyecto Fàbrica Futur del Ajuntament de Barcelona, entre otras publicaciones. Vivo en Madrid y me gusta tirarme a bomba en las piscinas. Saber más [...]

CUÉNTAME