La Brasa
Torrijos

Para la sorpresa, llévate el bañador


Nunca lo había dejado correr, pero ese día, sentado al borde de la grada
miraba a los niños de madres lejanas
los niños de gritos de merienda y siete de la tarde.

Los niños que esperan el día de sentirse bien:
¡cumpleaños feliz, cumpleaños feliz!

Esperaba perdido en las salidas y en las llegadas: Aeropuerto Strauss de Munich,
y todavía eran las 10 de la mañana.

COMPÁRTELO:

¿Quiénsoy?

Hola. Soy Pedro, redactor freelance especializado en cultura y arquitecto y músico de formación. Actualmente publico en Jot Down, Yorokobu y en el proyecto Fàbrica Futur del Ajuntament de Barcelona, entre otras publicaciones. Vivo en Madrid y me gusta tirarme a bomba en las piscinas. Saber más [...]

CUÉNTAME