La Brasa
Torrijos

De Madrid al Cielo y al Infierno: Dorina

Éste es un capítulo de Combate de Amor en Clave, aquí tienes el índice para seguir la novela.

No tenía ninguna intención de volver a hacerlo con más de un cliente al mismo tiempo. Desde que llevaba trabajando en la calle solo lo había hecho una vez y acabó dolorida y con miedo. Y tenía claro que los cien euros no habían compensado.

Sin embargo aquellos tres chavales del coche amarillo le enseñaban diez billetes de 50. No era raro que chicos jóvenes fueran por el Polígono Marconi, pero tampoco era lo más normal. Sobre todo iban casados de más de cuarenta, algún gordo feo y viejos que pasaban la tarde mirando y nunca se iban contigo. Pero estos eran guapos, bastante guapos como para ir al Polígono, aunque tenían la ropa y los modales de los chavales de barrio: chandal de deporte blanco, unas bonitas (aunque un poco grandes) cadenas de oro, pendientes, gorra, muchas luces fuera y dentro del coche y la música muy alta.

Bueno, eran quinientos euros que le permitirían estar casi una semana sin trabajar, así que aprovecharía para irse de compras a Parquesur o al Islazul y gastarselos en unos zapatos preciosos que nunca llevaría al Polígono.

-Vale, guapos- Cogió el dinero, se lo metió en el bolso y subió al asiento trasero.

Cuando la puerta del coche se hubo cerrado Dorina dejó de existir. Carmen, Elizabeth y sus otras compañeras del Polígono nunca habían pasado una tarde con ella. La señora Luisa nunca le había alquilado el piso a una chica alta, rubia, muy mona; de hecho, el piso no había sido alquilado en los últimos meses.

E incluso Radu y Simona habían olvidado que tenían una hija que se había ido a España hacía ya un par de años. En realidad no lo olvidarían porque tal niña nunca había nacido.




Siguiente capítulo: Los Kyvernisienses

COMPÁRTELO:

¿Quiénsoy?

Hola. Soy Pedro, redactor freelance especializado en cultura y arquitecto y músico de formación. Actualmente publico en Jot Down, Yorokobu y en el proyecto Fàbrica Futur del Ajuntament de Barcelona, entre otras publicaciones. Vivo en Madrid y me gusta tirarme a bomba en las piscinas. Saber más [...]

CUÉNTAME